Recientes estudios señalan que un suelo brillante y luminoso genera en el cerebro humano una sensación de bienestar que se refleja en el impulso de compra. Una prestigiosa cadena de perfumería ha realizado un estudio en dos de sus instalaciones, en las que el volumen de ventas es similar y la superficie de suelo de mármol también, una fue cristalizada y la otra no. En las instalaciones que se cristalizaron, el volumen de ventas aumentó en un 23% en el mismo período de tiempo.
suelo cristalizado
El cristalizado de suelos es un proceso mecánico, en pavimentos compuestos por, al menos, un 75% de carbonato de calcio (Ca CO3), que consiste en recubrir la superficie con una película cristalina, ultra brillante y transparente, aplicando un compuesto químico que confiere mayor dureza, protección y sensación de luminosidad y limpieza. Por otra parte, impermeabiliza, facilita y optimiza las labores de limpieza.

Empezaremos diciendo que un proceso de cristalizado de un suelo de mármol, adquiere un nivel de dureza de 4-5 en la escala de Mosh, lo que hace que ésta sea superior al suyo propio que es de 3. Este aspecto, hace que lo que se desgaste sea la película cristalina que ha adquirido y no directamente la superficie del pavimento. Esta película es insoluble al agua y solamente se verá atacada por limpiadores con ph ácido. Limpiando el suelo con agua y productos con ph neutro garantizaremos la durabilidad del cristalizado.

PROCEDIMIENTO

La mayoría de los suelos a cristalizar tendrán presentes ceras, restos de aceites abrillantadores, cristalizadores antiguos y suciedad de distinta naturaleza que hay que eliminar. Para ello, se utiliza decapante con base alcalina, en la proporción exacta recomendada por el fabricante, con unos tiempos de actuación que hay que respetar y que generalmente, se aplica con fregona, sin escurrir, para empapar suficientemente toda la superficie. Este proceso de decapado, hace que todos estos restos  se desincrusten y despeguen, el poro del pavimento se abra y quede preparado para recibir el químico cristalizador.
Rotativa
Cuando la suciedad esté diluida, se pasa la máquina rotativa con disco negro o marrón (discos de fregado) para arrancar la suciedad profunda que todavía siga adherida. Una vez finalizado el fregado mecánico, hay que retirar absolutamente todo el decapante y restos generados. El método más recomendable es una máquina aspiradora de líquidos o en su defecto un haragán, retirándolo hacia una esquina y recogerlo con fregona. Una vez realizada esta operación, hay que aclarar perfectamente con agua limpia, utilizando 2 cubos, (uno para el agua limpia y el otro para la que se va recogiendo, pues si no en la primera recogida el agua se tornará alcalina) para quitar cualquier resto de decapante que pueda quedar en el suelo y dejarlo totalmente seco. Cualquier posible resto de decapante, al efectuara la fase mecánica del cristalizado, generaría una zona que aparecería “velada” como con nubes mate y aguas. Conviene recordar que es imprescindible la absoluta limpieza del suelo,  pues de otra manera esta quedaría sellada y visible una vez cristalizado.

Cuando el suelo está preparado se procede a cristalizarlo. Este proceso se realiza con una máquina rotativa, preferiblemente de motor descentrado, de 50 cm. de diámetro de plato, cuyas velocidades de giro estén en torno a las 120 – 165 vueltas por minuto y una potencia efectiva de 1000 w. Estos parámetros idóneos de máquina son los necesarios para que el líquido cristalizador haga el efecto deseado, en los criterios establecidos pues, por ejemplo, una velocidad más rápida, generaría que secara antes de tiempo, lo que determinaría que no alcanzara la dureza ni el nivel de brillo óptimo.lana-de-acero

Una vez tratado el apartado de la máquina, vamos a tratar el del elemento, que es imprescindible para que la máquina haga el trabajo, la torta de acero o el disco específico de cristalizado.

Los discos de cristalizado incrementan el precio final del tratamiento y tiene una vida realmente corta, por lo que habitualmente se utiliza la lana de acero, haciendo una “torta” que se adapta bajo la máquina, sujeta por unos tetones de goma que tiene el plato y que aseguran el giro y la seguridad durante el trabajo. Existen lanas de acero de diferente numeración, desde el 00 al 2, 3…Esta numeración determina el grosor de la fibras metálicas que las componen y se utilizan diferentes grosores en pos del resultado final, siendo las de numeración más baja las que generan mejores niveles de acabado y brillo, pero la estructura del suelo, es la que va a determinar, con qué grosor o grosores de lana trabajaremos.

Vista la parte mecánica del proceso, entraremos a valorar la parte química; el cristalizador.

El líquido cristalizador es un compuesto químico, de base ácida, que reacciona con las moléculas del carbonato de calcio que componen el suelo, activándolas y cambiando su estructura y composición química, debido a dos factores fundamentales: el calor generado por la fricción que provoca la lana de acero al girar y rozar contra el suelo, además del peso de la máquina y la presencia de hierro en la lana, que hace de catalizador, sin intervenir en el proceso. Durante el mismo, el carbonato de calcio es atacado por las sales que contiene el líquido cristalizador, principalmente Fluorsilicato Magnésico, generando Anhídrido de Silicio, Fluoruro Cálcico, Fluoruro Magnésico y CO2.

El Fluoruro de Calcio es el responsable de la película cristalina, protectora y brillante que se forma y que dará al suelo un aspecto de limpieza, luminosidad y lustre.

La mayoría de los cristalizadores, llevan en su composición,  ceras de alto rendimiento, que hacen que la película de brillo se forme más rápidamente, pero estas no le dan dureza al tratamiento.

Es muy importante encargar los trabajos de este tipo a una empresa de limpieza especializada, pues de la profesionalidad, la forma de aplicación y ejecución de los trabajos depende, en primer lugar el éxito y el acabado  y en segundo lugar, tanto la seguridad del operario, como el de la superficie a tratar, pues simplemente el uso de una lana de acero no adecuada, puede arañar la superficie a cristalizar.

Servicon Limpieza su empresa de confianza.