La limpieza de fin de obra, es una de las fases más importantes a acometer en el momento de la entrega de unas instalaciones por parte de la empresa que se ha encargado de la construcción o reforma integral.

foto-limpieza-fin-de-obra-jpg

Es imprescindible, que estos trabajos sean realizados con una planificación profesional y ejecutados por especialistas en el tratamiento de superficies y en los distintos trabajos que se van a acometer.

En algunos casos, la entrega de las instalaciones se realiza con tal nivel de suciedad (polvo, restos de silicona, papeles protectores en aluminios, pegatinas…etc.) que es muy difícil ver los detalles mal realizados, arañazos, golpes…etc, en el supuesto que estos existan. Otra cuestión, desgraciadamente más frecuente de lo que cabría esperar, es que se empieza a acometer la limpieza antes de la finalización completa de la obra/reforma, con lo cual el nº de horas se multiplica y los resultados no son los que se tienen que producir.

Para organizar bien una limpieza de estas características, es imprescindible la elaboración de un cuadro de tareas, en el que se reflejen todos los trabajos, especificando que productos y maquinaria (si fuese necesaria) se va a utilizar y comprobando que se dispone de la infraestructura y equipamiento necesario, en las instalaciones, para poder utilizarla.

No es la primera vez que se va a valorar una limpieza de obra de un garaje, con una barredora fregadora industrial, para optimizar rendimiento, lo que redunda en el precio final y el mismo no dispone de grifos para llenar el depósito de la máquina, o de sumideros donde poder vaciarlo, con lo cual el tratamiento tiene que ser otro.

gondolaEn otros casos, cuando se diseñó el edificio, alguien no pensó que los cristales habría que limpiarlos por fuera y como además, por la normativa o características de la construcción no se disponga de una góndola, sólo se podría acometer la limpieza de 2 maneras: mediante cristaleros especializados en altura o mediante la utilización de una grúa y todo ello encarece el proceso.

Por otro lado, los distintos restos de obra, pueden ser de diferente índole y hay que saber como actuar para preservar la integridad de las instalaciones. Los minúsculos, restos de arena, ladrillo, yeso, etc, pueden arañar las superficies donde se encuentren depositados si no se actúa con el conocimiento preciso. La utilización de determinados productos limpiadores, sobre determinadas superficies, puede acarrear la decoloración o matizado de éstas. Los cristales y aluminios son muy sensibles a arañazos, si no se tratan correctamente en su primera limpieza. Una parte de polvo, aunquelimpiezas-fin-de-obra se aspiren perfectamente las instalaciones, con aspiradoras industriales de filtros específicos, se mantendrá en “circulación” debido a los sistemas de aireación y se volverá a depositar, aspecto que hay que tener previsto, en definitiva, la ejecución de este tipo de trabajos por empresas especializadas, es garantía de éxito.

En Servicon Limpieza llevamos desde 1.993 acometiendo la limpieza en todo tipo de entidades e instalaciones, con la fidelidad de los clientes que nos confiaron su primera limpieza de obra y unos resultados garantizados.