Las superficies textiles en suelos, necesitan una mantenimiento diario y otro, más profundo con una periodicidad, semestral o anual. Los suelos sufren agresiones por diferentes medios: tránsito, ambientales, puntuales…etc. y por ello es por lo que, además de limpieza, necesitan higienización. Independientemente del aspecto visual de unaMaquina inyección extracción

moqueta, el factor alérgico juega un papel importante en los usuarios de las instalaciones y son la causa de Maquina inyección extracciónincapacidades temporales y malestar en general.

El método de inyección-extracción, es quizá el método más utilizado en la limpieza e higienización de moquetas y superficies textiles.Maquina inyección extracción

 

Se realiza con una máquina, que lleva incorporados 2 depósitos, uno para el agua limpia y otro para el agua sucia. La máquina, inyecta en la moqueta, a una presión de 2 bar o superior, una solución de agua jabonosa, a una temperatura entre 50 – 70ºC, con detergente especial antiespumante, para que unos cepillos rotativos arranquen la suciedad y peinen la moqueta. Acto seguido, un potente aspirador, montado en la parte posterior de la máquina, aspira el agua sobrante, hasta dejarla con un grado de humedad muy bajo y perfectamente limpia. Si ya de por sí, el vapor de agua es un potente desinfectante y desincrustante, los detergentes especiales para este tipo de trabajo, garantizan el éxito.

 

Debido a la gran cantidad de calidades y tintes utilizados en la fabricación de moquetas y superficies textiles, es recomendable hacer una prueba en una esquina para cerciorarse que no hay problema alguno, antes de empezar el trabajo.

Una vez realizada la limpieza y en el caso de que se necesite transitar la moqueta en un corto espacio de tiempo,

existen turbinas de propulsión que generan una cortina de aire caliente, a ras del suelo y que utilizan el aire ambiente. Son ideales en centros sanitarios, residencias de ancianos, guarderías…etc.Maquina inyección extracción

Para realizar todo el procedimiento hay que considerar unas pautas de trabajo que van a determinar la consecución de los objetivos fijados. Obligatoriamente, hay que aspirar perfectamente la moqueta antes de empezar a trabajar con la inyectora-extractora, para retirar la suciedad que esté suelta. Conviene tratar las manchas excepcionales pulverizando una solución del mismo jabón que se va a utilizar con la máquina para ablandarlas y que resulte más fácil su eliminación. Y, por último, conviene aspirar la superficie una vez que esté totalmente seca, pues el jabón, al secar, cristaliza y puede sacar a la superficie algunos restos de suciedad más rebelde.

Redacción: Departamento técnico de Servicon Limpieza