El aluminio es uno de nuestros metales más utilizados y especialmente en la fabricación y uso de ollas, sartenes, muebles de exterior, piezas de automóviles, utensilios y fregaderos de aluminio. Este metal se corroe con el tiempo, por lo que saber cómo se limpia el oxido de aluminio es algo que tendrás que resolver tarde o temprano.

Cuando aprende a eliminar la oxidación del aluminio, da el primer paso para prolongar la vida útil del producto. Usted paga un buen dinero por estos metales esenciales, y lo último que quiere hacer es desperdiciarlo en algo que podría haberse evitado en primer lugar.

El aluminio tiene un exterior naturalmente suave. Debido a esto, se mezcla regularmente con cobre, magnesio y otros metales que crean una aleación capaz de resistir el desgaste del uso diario.

Esta aleación es estándar para la mayoría de los metales, pero, con el tiempo, los metales adquieren una apariencia opaca al reaccionar con el oxígeno. Quitar el deslustre requiere instrucciones de manejo específicas para asegurarse de no rayar ni decolorarlos. Después de leer este artículo, aprenderá rápidamente cómo se limpia el oxido de aluminio.

¿Qué oxida el aluminio?

¿El aluminio se oxida? Es una pregunta que nos hacen todo el tiempo, y la respuesta corta es no, pero eso no significa que sea invencible.

limpiar oxido de aluminio

Bajo ciertas condiciones, el aluminio puede oxidarse y será necesario limpiarlo

¿Qué es el óxido?

El término «óxido» se refiere a esa materia escamosa de color marrón rojizo que aparece en algunas superficies metálicas que no están bien protegidas y están expuestas a la intemperie.

El óxido es una reacción química del hierro y el oxígeno cuando se exponen al agua y la humedad del aire. Entonces, si se oxida cuando expone una pieza de metal al aire y la humedad con el tiempo, ¿se oxida el aluminio?

El “óxido” resulta de la oxidación del hierro. ¡El aluminio, técnicamente, no se puede oxidar! Pero el aluminio se oxida, en un proceso químico como la creación de óxidos de hierro. Esto afecta significativamente sus propiedades físicas y químicas, por esto es importante saber cómo se limpia el oxido de aluminio.

Óxidos de aluminio en la naturaleza.

El aluminio como metal refinado no se encuentra en la naturaleza. En cambio, se encuentra en minerales que contienen aluminio y, con mayor frecuencia, se refina a partir de la roca «bauxita». Algunas gemas preciosas, como los rubíes y los zafiros, están hechas de óxido de aluminio y coloreadas con trazas de otros elementos.

Los óxidos de aluminio ayudan a proteger el metal de una mayor corrosión. A diferencia del óxido, la corrosión del aluminio no se descascarilla ni se limpia fácilmente. Y, en lugar del color marrón rojizo típico de la corrosión por óxido, la corrosión del aluminio aparece más gris polvorienta, similar al color natural del aluminio, lo que dificulta su visualización.

¿Qué le pasa al aluminio cuando se moja?

El aluminio es naturalmente atractivo y resistente a la corrosión. Cuando se expone al aire seco o húmedo, se combina con el oxígeno para formar una capa de óxido resistente, transparente y protectora. En presencia de humedad, el aluminio no se oxida como el acero, pero bajo ciertas condiciones se mancha. Estas manchas suelen resultar objetables por razones estéticas.

El aluminio y otros metales pueden mancharse cuando el agua queda atrapada entre envolturas o láminas de otras superficies de contacto. Si no hay flujo de aire para eliminar el agua, el contacto prolongado entre esta y el metal provoca una reacción que resulta en una mancha de agua. Hay dos fuentes principales de manchas de agua:

Fuentes externas que manchan con óxido el aluminio

Las fuentes obvias son la lluvia, la nieve y las filtraciones de agua. El agua que entra en contacto con la superficie del aluminio de fuentes tales como una lona que gotea en un camión o un techo con filtraciones en un área de almacenamiento tiene el potencial de causar manchas de agua.

Condensación de humedad en el aluminio

Esta es la más compleja de las dos fuentes y, por lo tanto, más difícil de entender y controlar. El aire normalmente contiene humedad en forma de vapor invisible. A medida que aumenta la temperatura del aire, aumenta su capacidad para retener vapor de agua.

El vapor de agua se condensa en la superficie de un metal si la temperatura del metal cae por debajo del punto de rocío del aire circundante. Un ejemplo familiar de condensación es el empañamiento de los anteojos al entrar en una habitación cálida después de estar al aire libre frío. Otro ejemplo común es la condensación en un vaso frío.

¿Cómo evitar la corrosión del aluminio?

Con el tiempo suficiente, los productos de aluminio pueden desarrollar agujeros grandes causados ​​por la corrosión. Por eso es importante evitar que el aluminio se corroa.

Una forma de proteger el aluminio es utilizar un ambiente climatizado.  Si es posible, almacene su producto o productos de aluminio en un ambiente climatizado donde no esté expuesto a la lluvia, la humedad u otros elementos naturales.

También puede tener un revestimiento transparente de aluminio para protección contra la corrosión. Esto implica la aplicación de una capa protectora sobre la superficie del aluminio. Algunos productos de aluminio cuentan con una capa transparente invisible que protege el metal del medio ambiente. Una vez aplicado, el aluminio en sí nunca se expone al entorno que lo rodea, protegiéndolo así de la corrosión.

Rutina de limpieza regular para aluminio

Adquiera el hábito de limpiar a fondo su aluminio después de cada uso o cada vez que comience a notar que se está oxidando. Esté atento a las pequeñas manchas blancas, la decoloración y la suciedad que se vuelven cada vez más difíciles de eliminar.

Para limpiar una olla o sartén de aluminio anodizado, enjuáguela bajo un chorro constante de agua. Si está limpiando otras cosas como ruedas de aluminio, use un paño de microfibra húmedo o una manguera para enjuagarlo.

Si todavía tiene manchas, llene o cubra el aluminio con agua muy caliente. Agregue varias gotas de jabón fuerte para platos y mezcle hasta que tenga agua jabonosa. Dejar en remojo hasta por una hora.

Use una espátula de borde plano para restregar las manchas de oxidación pesada hasta que el aluminio se vea libre de marcas anodizadas. Esta técnica requiere poner un poco de fuerza en el codo.

productos de limpieza para aluminio oxidado

Utilice productos de limpieza específicos para aluminio

Cómo se limpia el oxido de aluminio con jugo de limón

El ácido de los limones es lo suficientemente fuerte como para combatir la oxidación y limpiar el aluminio. Combine esto con un ingrediente natural como la sal y haga un pulidor y limpiador de aluminio simple:

Corta un limón por la mitad y sumerge una de las mitades en un montón de sal. Usa el limón para comenzar a fregar el producto de aluminio. Moja el limón en sal tantas veces como sea necesario.

Para una limpieza aún más profunda, intente hervir rodajas de limón en agua durante 15 minutos y luego enjuague el metal. Este método funciona de manera similar al proceso a base de vinagre y hace que tu casa tenga un olor cítrico y limpio.

Use limón y sal para limpiar el óxido de los muebles de jardín que se han vuelto opacos por la sobreexposición a los elementos. El aluminio volverá a brillar.

Use limpiadores comerciales

Hay toneladas de limpiadores de aluminio en el mercado que eliminan fácilmente la oxidación. Si sigue esta ruta, asegúrese de que el pulidor de metales sea específico para aluminio.

Estos limpiadores a menudo tienen un acabado transparente que funciona como una capa protectora y abrillantadora para el metal. Use un paño de microfibra y comience a pulir el producto en el aluminio.

Saber cómo se limpia el oxido de aluminio es una herramienta que seguro te vendrá bien en algún momento. No importa si es propietario o inquilino, casi todas las personas en el planeta usan productos de aluminio cuando cocinan, conducen o incluso se sientan afuera en los muebles del patio.

El aluminio es un metal resistente que no desaparecerá pronto, por lo que es mejor aprender a cuidarlo y prolongar su vida el mayor tiempo posible.