Un problema con el que lidian muy seguido los administradores de propiedades son las quejas por ruidos molestos de los vecinos. Lo que es música para unos oídos, es posible que a otro vecino no le guste. Mascotas, niños, adolescentes, bricolaje, arreglos del hogar… las quejas son miles.

Los lugares de entretenimiento y los vecinos pueden causar molestias por ruido. Por esto es importante conocer la normativa sobre ruidos en comunidades de vecinos

Hasta que hora está permitido hacer ruido

La normativa del horario de ruidos es competencia municipal. Sin embargo, la mayoría de las ordenanzas son similares. En la mayoría de los casos, la prohibición de ruido comienza a partir de las 21 o 22 horas, hasta las 8 de la mañana, de lunes a viernes.

Además, para reducir las molestias por ruido de viviendas y locales, las normativas también definen una cantidad máxima de decibelios que es aceptable, tanto durante las horas nocturnas, como durante el día.

Cuando el ruido excede el nivel permitido, el presidente y la Junta de propietarios puede investigar y accionar las medidas pertinentes contra el vecino u otra fuente de ruido.

Resolver problemas con el ruido

Platicar con el responsable

Por lo general los problemas que surgen en las comunidades de propietarios pueden resolverse con una conversación. Si es posible, hable su vecino. Las personas a menudo cortan el ruido una vez que se dan cuenta de que está causando molestias.

Mediación

Puede utilizar la mediación para resolver el asunto. En la mediación, un tercero escucha sus opiniones y las de sus vecinos para ayudarlo a llegar a un acuerdo. El presidente o administrador conocen las normativas sobre ruidos en su comunidad de vecinos, por lo que suelen ser los primeros a quienes se recurre cuando los vecinos no llegan a un acuerdo.

Es importante intentar resolver las infracciones a la normativa sobre ruidos en la comunidad de vecinos de una manera informal. Esto muestra que ha actuado razonablemente si más adelante necesita emprender acciones legales. Contar con un conserje o portero en la comunidad es una gran ayuda en estos casos.

Acción de cesación de actividades molestas

Si los intentos informales no funcionan, puede demandar a través del ayuntamiento

Esto abrirá una investigación ante la queja por ruido sobre un vecino, lugar de entretenimiento, pub, club o restaurante durante las horas de la noche.

Reducción del ruido

Si se queja al ayuntamiento sobre el incumplimiento de la normativa sobre ruidos en la comunidad de vecinos, un funcionario de salud ambiental puede investigar y evaluar el nivel de ruido.

Si existe una molestia por ruido, el ayuntamiento puede enviar un aviso de atenuación a la persona que hace el ruido o al propietario u ocupante de las instalaciones.

El aviso requiere cualquiera de los siguientes:

  • el ruido debe parar
  • el ruido se limitará a determinadas horas

Ruido comercial

Para realizar eventos musicales, un pub o club debe tener una licencia de entretenimiento. Si le molesta la música alta, puede informar de ello al consejo de distrito.

Si el ayuntamiento emite una advertencia sobre el ruido que el lugar ignora, este puede tomar medidas contra un lugar por violar su licencia de entretenimiento.

El consejo puede imponer una multa, procesar al lugar o retirar la licencia de entretenimiento.

Quejas por ladridos de perros

Puede ser molesto y perturbador escuchar los ladridos, aullidos o quejidos constantes de un perro.

Si el ladrido del perro de un vecino le causa molestias, puede hablar con el presidente o administrador de su comunidad. Este tipo de situaciones también suelen estar contemplados dentro de la normativa de ruidos propia de cada comunidad de vecinos.

Acción legal sobre ruido

Si el causante de los ruidos molestos no depone su actitud; y el presidente de la comunidad o administrador de fincas tampoco logran solucionar el problema, puede emprender acciones legales amparado por la Ley de Propiedad Horizontal.

Cómo evitar problemas entre vecinos

Contratar un conserje o un vigilante de noche, puede ayudar a solucionar estas situaciones en el mismo momento en el que suceden. Los conserjes se encargan de velar porque la normativa sobre ruidos se cumpla y, de esta forma, alivia el problema al presidente de la comunidad y mejora la convivencia entre los vecinos.

En Servicon ofrecemos un servicio de Conserjería para comunidades que puede ayudarle a resolver estos y otros problemas

Servicio de conserjería para comunidades